miércoles, 25 de abril de 2012

El ajedrez favorece la atención y el pensamiento lógico

Profesor Orlando Sariol Varona y su alumno Manuel Mario Núñez.El ajedrez -según un experto consultado- exige una gran concentración, por lo que el cerebro se ve sometido a una gran actividad, esa es la base de los beneficios que reporta; es como si lo obligáramos a realizar ejercicios, para mantenerlo en forma. Podemos decir que el ajedrez es la gimnasia de la mente. También se refirió a lo que aporta el ajedrez en la infancia: “puede ser una herramienta eficaz para ayudar en la formación de un niño, de hecho cualquier actividad que obligue a ejercitar nuestra mente siempre resultará positiva. El cerebro de un niño absorbe más cantidad de información, y lo hace de una forma más natural, que el de una persona de edad avanzada”. En Cuba el juego ciencia, como también se le dice, se enseña desde segundo grado de la primaria. A ello se refirió el profesor Orlando Sariol Varona, jefe de la cátedra de Educación Física desde hace 18 años de la Escuela Primaria Olo Pantoja, de la capital cubana, quien dijo que en cada jugada, el alumno desarrolla el pensamiento y emplea tácticas, que luego les sirven para tomar decisiones cuando participa en las clases, sobre todo en la de Matemática. Mencionó algunos resultados de los últimos años, entre los que figuran la participación de alumnos destacados en competencias provinciales y municipales e incluso algunos continuaron estudios en escuelas deportivas de diferentes niveles. Uno de sus alumnos más aventajados es Manuel Mario Núñez, de sexto grado y 11 años de edad quien dijo: “el ajedrez lo estudio desde segundo grado y me permite tener mayor rendimiento escolar y desarrollar mi mente; gané varias competencias municipales y en estos momentos entreno para el provincial. El estudio del ajedrez en las escuelas comenzó a partir del perfeccionamiento de la enseñanza primaria en el curso 2000-2001; actualmente existe una motivación hacia este, que cada día se incrementa ya que los maestros realizan un trabajo vocacional que despierta el interés hacia el juego y los alumnos lo ven como una forma de recreación sana que les desarrollan plenamente sus capacidades intelectuales. Está considerado como deporte, ciencia y arte, porque también desarrolla la creatividad, en correspondencia con el interés de formar un alumno de la enseñanza primaria que sea más culto y con mayor conocimiento del mundo que lo rodea.
Fuente: RadioRebelde.cu
Publicar un comentario